La típica barrera de por qué no le dedicamos suficientemente cuidado al pelo tiene relación al tiempo. Nunca hay mucho, sobre todo por los ritmos de trabajo, los panoramas y la frenética vida en general; sin embargo, desde que estamos en cuarentena todo cambió y la ventana de tiempo podría ser una realidad.

Potenciar el autocuidado es una buena forma de pasar la cuarentena y por lo mismo conversamos con dos peluqueras sobre recomendaciones y cuidados de cabello.

1. Lavado

“Creo que no existe un periodo en la vida en la que uno tenga que tomar la determinación de cada cuanto uno debería lavarse el pelo, sea en cuarentena o no en cuarentena. Los procesos son distintos para todos”.

“No hay una respuesta de esto es lo correcto sino que todos tenemos que analizar cuando el pelo necesita que tenga un poco de shampoo para eliminar la grasa que genera”, complementa.

2. Alimentación para prevención de caída

“Según mi experiencia las razones de caída son: estrés, hormonal y alimentación”, explica Roma Carvajal, dueña de Romana ). “En cuanto a alimentos se recomiendan las legumbres, huevos y alimentos ricos vitamina A (vegetales de hojas verdes) vitamina B6y B8 (Biotina)”, recomienda.

Al consumir alimentos con vitamina A, “se previene la resequedad y hace que el cuero cabelludo genere un poquitito más de cebo”. Esto quiere decir que al no estar seco, el cabello tiende menos a caerse. Alimentos como la acelga, la espinaca, el kale y el brócoli son ricos en esta vitamina.

“Huevos, nueces, plátanos y tomate”, son algunos de los alimentos que contienen biotina.. Respecto al zinc, este se puede encontrar en espárragos, berenjenas, garbanzos y bananas.

3. Cepillado

“Una recomendación que puede parecer obvia, pero que muchas veces nos falta, es el cepillado del pelo. Uno tiende a hacerse el tomate y muchas veces ni siquiera desenredamos el pelo antes de atarlo”, explica Roma y agrega que “el resultado es que el pelo se vuelve una maraña quebradiza”. Otra sugerencia es dejar secar el pelo antes de amarrarlo.

4. Masajes

“Personalmente he intentado hacerme masajes cada vez que me lavo el pelo”,  que no significa “que me quedo debajo de la ducha gastando mucha agua ya que me meto a la ducha, me hago el masaje y me lo dejo harto rato”.

La invitación es a usar “todas esas máscaras que probablemente para algún cumpleaños o alguna navidad le regalaron y que nunca las ocuparon: este es el momento para utilizarlas”, y siempre se usan de medios hacia las puntas como regla básica.