1. Exfolia tu piel

Hazlo un mínimo de tres veces por semana. Una vez al día es aún mejor, especialmente si tu piel es excesivamente seca.

El proceso de exfoliación remueve las capas de células muertas y le da a tu piel fresca y humectada la oportunidad de respirar, como el hecho de dejar que la humedad se absorba mejor después del proceso. Las glándulas de grasa de tu piel no pueden llegar a las capas externas de piel muerta, así que es mejor exfoliarlas y permitir a las grasas a hidratar naturalmente las células vivas de tu piel.

2. Humecta y protege tus uñas

Para las uñas secas y frágiles, frota vaselina o crema en ellas para que mantengan la humedad cerca y debajo de tus uñas. Si haces esto a la hora de dormir, colócate un par de guantes delgados de algodón antes de dormir.

Utiliza guantes de vinil cada vez que laves los trastes o hagas otras tareas del hogar que requieran que metas tus manos en agua. (El vinil es mejor porque la gente con problemas en las uñas tienden a tener una piel más sensible al hule.) Y evita quitaesmaltes que contengan acetona o formaldehido. Resecan terriblemente tus uñas; utiliza quitaesmaltes con base de acetato.

3. Evita los destructores de tu piel

Esto significa que tienes que evitar estas tres cosas: fumar, las cámaras de bronceado y los baños de sol. Aunque un poco de luz solar está bien, asegúrate de utilizar bloqueador solar y evitar permanecer debajo de él durante un tiempo prolongado. Los doctores están de acuerdo en que estos tres factores pueden ser extremadamente dañinos para tu piel y tienen efectos secundarios que pueden ser potencialmente perjudiciales para tu vida.

4. Coloca huevo en tu cabello… sí, huevo

Mezcla un huevo con una pequeña cantidad de champú, aplícalo en tu cabello durante cinco minutos y enjuaga bien. Este ‘omelette de champú’ te ayuda a alimentar las proteínas en tu cabello.

5. Lava tu rostro con productos naturales

Lava tu rostro y cuello con una crema fría natural y continua con agua de rosas y glicerina. Enjuaga dos veces al día para eliminar los contaminantes que dañan a tu piel.